Anna, una cantante rusa

Una de las consecuencias de la guerra de Ucrania es el goteo de cancelaciones mas o menos forzadas, que en los últimos días se ha venido produciendo, protagonizadas por artistas rusos, como es el caso de Valery Gergiev , director del Marinskii de San Petersburgo y amigo personal de Putin.

En la otra cara de la moneda estaría Olga Peretyatko que ha hecho una condena explícita de la guerra, el pianista Evgeny Kissin, Elena Kovalskaya y muchos más. Así según avanza la guerra, unos y otros se van posicionando.

Hay un caso que por su relevancia internacional y, no lo olvidemos, su presencia en las redes, resulta bastante llamativo, es el de Anna Netrebko, rusa y de San Petersburgo. Hace dos dias Anna publicó este mensaje en su Instagram, el mismo que publicó su marido Yusif, con una pequeña variante, porque él es de Azerbaijan.

Este mensaje ha sido muy criticado por su ambiguedad. Condena sí, pero al mismo tiempo se lamenta de la obligación a hacer públicas opiniones políticas.

Personalmente eso de «obligar o forzar» el posicionamiento a favor o en contra de un hecho por parte de un personaje público, de entrada me parece mal.

Y lo digo, lo afirmo y lo mantengo desde un pequeño pais dentro de un estado donde hace muy poco tiempo se ha criticado y juzgado sin ningun reparo a personas, públicas o no tanto, por el solo hecho de estar en desacuerdo con una supuesta mayoría. Y cuando digo esto pienso en gente como Serrat, a la que, en su momento, se insultó sin ningún problema y como a él a muchos otros.

Ahora bien, dejando al margen la pésima gestión que de todo aquello, que dió en llamarse «el procés» (el pruses para Arrimadas) hicieron unos y otros, de la falta de vergüenza y de inteligencia, de la prepotencia y la estupidez de unos y otros, de las medias verdades, las mentiras completas y de todo lo que sucedió durante esos años tan convulsos, incluída la desmesura, totalmente injustificada, en la actuación de las fuerzas del orden. Todo eso, no es comparable con lo que está sucediendo en Ucrania. Allí muere gente inocente.

Ante la muerte, el exilio y el dolor es muy dificil intentar nadar y guardar la ropa.

Me hubiera gusta una condena más clara por parte de Netrebko, pero no soy quien para juzgarla. A pesar de que ella no se priva de compartir con el mundo sus cenas con amigos, sus ensayos con rulos, sus visitas turísticas, sus zapatos, y sus rutilantes modelitos . Yo no sé nada de su vida, no sé donde vive su familia, no se cual es el grado de dependencia que ellos tiene de un gobierno que se caracteriza por manipular, presionar, someter.

No, yo no seré quien la juzgue las guerras son complicadas y dificiles, en el frente y en la retaguardia, en el supermercado y en un escenario.

Espero que sean muchos más los que se posicionen en contra de esta barbaridad, pero sobretodo espero que todos sean libres de poder hacerlo.

De momento me quedo con el abrazo de la soprano ucraniana Liudmyla Monastyrska con la mezzo soprano rusa Ekaterina Gubanova, al término de la Aida en el San Carlos.

Comunicado Anna Netrebko en Instagram

Cancelación concierto Gergiev en Paris

Artistas expresan solidaridad con Ucrania