El futuro de todos, la vejez

Por lo general 2020 ha sido un año, para olvidar. Un año que se llevó por delante muchas vidas, y que ha contribuido de forma decisiva a asentar en la sociedad la idea de que, en razón de la edad, hay vidas de primera y de segunda.

Las personas adultas por encima de la teórica edad de jubilación y más allà, cada vez más, en nuestro propio interés, nos preocupamos por mantener una buena forma física y la mayoría, somos muy responsables. Más que el joven que se salta todas las normas para tomar unas copas con los amigos; pero también, mucho más que el padre de familia , que por el bien de los suyos, observa todas las medidas de seguridad y que por eso limita las visitas a sus padres, “hay que proteger al débil” dirá. Mientras, él fuma como un carretero, bebe como un cosaco y es una bola de sebo. Él tiene muchos más números de acabar en una UCI que cualquiera de mis amigos por la franja alta de edad, que andan por encima de los setenta ¿donde está la verdadera irresponsabilidad?

En algún momento, al inicio de la primera desescalada escuché cosas como que, a los mayores de sesenta habría que mantenerlos en casa para que así los “jóvenes” pudieran salir a la calle y ser productivos, sin tener que preocuparse de que los abuelos colapsasen la sanidad. Supongo que mientras producían los abuelos se ocupaban de los nietos, Otra propuesta interesante fue cuando escuché a alguien decir (lo siento no recuerdo quien fue) que quizá era mejor priorizar la vacuna a colectivos cómo las cajeras o los riders. Parece que por esta propuesta ya no hace falta preocuparse, porque la realidad se está encargando de poner las cosas en su sitio, y por lo visto lo más urgente es que la vacuna se la pongan a algunos sinvergüenzas investidos de político y a toda su cohorte de colaboradores.

Hablando con amigos o en general gente que te encuentras en el super, en una encuesta sin ningún valor científico, he llegado a la conclusión de que el sentimiento que más pesa es el del rebote. Cada vez son más los que dicen abiertamente. “Mire, sabe qué, mejor déjelo que ya me protejo yo solo” Y es que son muchos, demasiados, los que malentienden el amor y olvidan que mamá o papá son mayores, sí, pero siguen siendo personas y tiene el derecho a ser, al menos, preguntados acerca de cómo manejar su propia vida.

Creo que en buena medida el desconocimiento general de lo que sin duda es el futuro de todos, viene dado por el hecho de que el punto desde donde se toma la perspectiva para fijar la vejez, está situado anormalmente muy abajo, demasiado al principio de la edad adulta. Lo que lleva a que muchos en la cuarentena sientan que se les acaba el tiempo, se les pasa el arroz, o creen estar viendo pasar el último tren; obsesionándose así en marcar distancias con su propio futuro. Para muestra un botón o un cartel

Este es el típico cartelito de “asiento reservado” que en España, es sistemáticamente ignorado por la inmensa mayoría, pero eso es otra historia.

Fijémonos en los dibujos, a parte de la curiosa inclinación del lesionado, que no acabo de entender, los otros son los habituales, pero si ponemos nuestra atención en la persona mayor, habrá que reconocer que no se corresponde con la realidad. Un cartel así lleva a que yo y como yo muchos, en aplicación del concepto rebote, no acepte el asiento, en el supuesto de que alguien me lo cediera.

Un primer paso podría ser este.

La diferencia es pequeña, pero no es sutil y el mensaje cambia. Y es que una persona mayor no siempre necesita ayuda, pero si respeto y apoyo.

Pero como diría mi suegra “si vols estar ben servit fes-te tu mateix el llit” (si quieres estar bien servido hazte tú mismo la cama, lit.). Entonces, lo más importante es que seamos nosotros mismos los que hagamos valer ese respeto ganado y que si llegado el caso necesitamos ayuda lo hagamos con la con la cabeza alta, porque es nuestro derecho.

Si hay una via, siempre puede pasar un tren pero yo me iria a buscar un carretera o un camino, donde es más facil que pase un coche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s