Encierro – dia …. He perdido la cuenta

La primera semana fueron las actividades solidarias. Una versión internautica  del famoso “tots junts” (todos juntos) de mi cuñada Mercè que provoca mi inmediata huida hacia donde sea menos allí donde ella está amontonando a la familia para la foto, al grito de “Lluiiiis” que sería en catalán lo que el “Cheeers” en Ingles.

Actividades como aplausos, luces que se encienden canciones solidarias y un inacabable etcétera. siempre aderezados con los mil veces repetidos y reenviados chistes/ocurrencias. Por cierto que estos últimos han bajado mucho no sé si por el nuevo algoritmo de Whatsapp o porque ya cansan. Aunque en el suelo patrio /Spain esta semana hay un repunte con los pasos de semana santa. Creo que la gente se compra la Roomba, no para limpiar, sino para poner encima el bebé, el gato y ahora a la Virgen Macarena.

Después vinieron los chivatos. Los del “Eh! desgraciao que te he visto pasear al perro cuatro veces” (tiene diarrea). El que se encara con el tipo que acaba de aparcar el coche y tanto da si es un medico que viene de guardia o de putas. También los muy beatos que se dedican a pasear al santísimo de esos unos cuantos.

Ahora estamos en la fase pontífice.  A mogollón yo misma tengo unos cuantos en mi entorno más inmediato. Se trata de esas personas que de repente descubren que al teléfono le pueden contar lo que quieran que lo graba y encima lo envía al mundo mundial,  todo en un plis plas, casi sin dar tiempo a pensar, lo que nunca es bueno y estamos escuchando a gente que no tiene ni idea platicando, como diría mi nuera sobre cualquier cosa.  Al fin y al cabo qué hacen los tertulianos, muchos de los cuales tampoco tienen pajorera idea de nada salvo de utilizar el lenguaje y los tiempos radiofónicos en provecho suyo. En el caso de mis pontífices el tiempo no es problema, lo controlan ellos, lo que no siempre es bueno, el tema el que les da la gana hasta aquí todo bien. Al fin y al cabo sería la versión parlante de lo que yo llevo haciendo durante años en este blog con sus altibajos. Lo jodido es que vivimos en la época del like y como te pases unos días sin ponerles un corazoncito o el pulgar hacia arriba te pegan la bronca como a una amiga el día que falto a su cita a las ocho para aplaudir.

Que bastante jodidos i limitados estamos como  para que encima tengo que poner likes a lo que me importa un carajo y se aplaude si se quiere, porque muchas veces el aplauso tiene más de folklórico que de solidario.

A cuidarse.

 

 

La imagen de portada la he visto AQUI