Encierro día 26 – Con el clero hemos topado

Hoy es domingo de ramos. Cada año en esta fecha alguien manda por whatsapp una palma o palmón virtual pero este año ha sido una exageración,  hasta una vecina ha subido un tutorial de como hacer una cruz y un simulacro de palma con las “cuatro cosillas” que tiene en el jardín.

Todo muy  normal, cuando al factor salud unes la incertidumbre y el desconocimiento. Porque no nos engañemos, aquí quien más quien menos va dando bastonazos de ciego. Nos encontramos en terreno abonado a la fe, aunque no se tenga. Es como lo de las mascarillas “sirven, no sirven”, lo que seguro sirve es el “porsiacaso” No olvidemos que entre otras cosas allá por la edad media la religión católica hizo su agosto con la peste y es que cuando se nos acaban los argumentos los humanos, siempre necesitados de explicaciones, tendemos a mirar hacia arriba.

Nada que decir, en la presente situación cada cual que actúe como mejor le convenga siempre y cuando respete a los demás. Y si rezar tres rosarios le sirve, pues adelante.

Ahora de rezar  a sacar al santísimo de paseo bajo, por más que el palio sea pequeño, media un abismo. El primero del que tengo notícia fue este párroco de Italia.

No es lo mismo, me dirán. Obviamente. Solo que aquí la gente besa una superficie metálica material especialmente apetecible para  el virus.

Otro que se ha hecho famoso allende los mares es este párroco que ha decidido ascender a los cielos en el sentido más estricto.

O este otro que no saca el santísimo sino que lo sacan a él mismo y quien lo saca es la guardia civil, todo mientras se supone que todos han de estar confinados en casa.

Y me pregunto yo, que pasa si los musulmanes, que no son pocos deciden hacer pasear el coran por la Gran Via de madrid, le dejarían ir tan tranquilo.

Es que ya puestos en ausencia de perro que pasear uno se puede autonombrar  obispo de la religión pastafari y a pasear por la ciudad con un colador en la cabeza, bendiciendo todos lo restaurantes italianos. ¿Exagerado? sí, seguro. Pero estoy en el vigésimo noveno día de encierro.

Hoy, empieza la semana santa  una celebración que España, especialmente en el sur es una amalgama  de espectáculo, folklore, negocio y  al final fe.

Pero este año por culpa del bicho no se repetirá la emocionante escena de un repartidor de Telepizza buscando a la puerta de la Macarena a los que habían pedido una cuatro estaciones. Las camareras de las ordenes no lucirán sus taconazos, porque unos llevan el martirio descalzos y otras con tacones, cosas de las tradiciones.

Y ahi en un mundo que parece venirse abajo como un castillo de naipes, con media humanidad bajo llave, vas y te encuentras un hombre de talante sencillo, cada día mas frágil fisicamente dirigiéndose a la humanidad  en su conjunto, con una puesta en escena simplemente admirable.

Como buen argentino podía haber dicho lo mismo con menos palabras, pero la puesta en escena fue tan  buena, que se le perdona.

Como dijo alguien, éste es un Papa para los que no creen en papas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s