Cuarentena día 16 – Iberia/level/la madre que los parió

Juro que me había hecho propósito solemne de dejar pasar, al menos un par de días, pero acabo de recibir un mail de Iberia dirigido al “Estimado/a Estrella” y firmado por María Jesús López Solas, Directora de Clientes y Loyalty, y me he cabreado.

Me he cabreado no porque ayer me cancelasen el segundo vuelo previamente cancelado para volver a casa, cosa que ya preveía. No, porque su mierda de sistema informático no me permita entrar en mi reserva para, gestionar mi reserva como no se cansa de anunciar la grabación de su número de atención al cliente (el de Level el de Iberia ni flores), y eso que tengo dos número de reserva el de Level y el de Iberia.

El número de Level me lleva a un punto muerto donde ahora, porque antes me decía que fuese a Iberia, directamente me dice que reclame el importe ; el problema es que para ello tengo que ir a a la pagina de Iberia, y vuelta a empezar por Iberia no reconoce mi numero de reserva.

Sí sé que es difícil de entender casi tanto como describirlo, pero el resumen es que no puedo gestionar nada en ninguna de las dos páginas ni tan siquiera puedo reclamar indemnizació, porque no me reconoce. Esto ya pasó en la primera canceloación, pero finalmente pude contactar telefónicamente (al cabo de varios días con LEVEL) LEVEL ESPAÑA, (usando para ello un atajo informático que me facilito mi hijo que tampoco se trata de arruinarse en llamadas)quienes me juraron y perjuraron que ahora ya podría “gestionar” pues nada, aquí no gestionas nada.

Entonces dices, bueno vamos a intentarlo telefónicamente si entonces funcionó, volvera a funcionar ahora, digo yo….. PUES NO.

Después de un bonito y ameno recorrido por todas las opciones “pulse uno, pulse dos, pulsee dos …” al final llegas al principio que viene a decir “tenemos muchas llamadas , mejor entra en la web que desde allí lo puedes arreglar todo” I, como diria mi suegra, “ja estem de nou al cap del camí” (de vuelta al principio)

El día de la marmota en vivo y directo.

Lo del teléfono de Iberia eso ya es de nota, porque solo puedo acceder al número de Argentina que oh! sorpresa es un contestador que: lo sentimos este contestador ya no admite más llamadas y como aquí es feriado (fiesta como si dijéramos) pues espérate al miércoles que ya os digo que me pasará tres cuartos de los mismo.

Ya sé que estan hasta arriba de trabajo y que cada llamada es un problema y una gestión complicada con gente aun más cabreada que yo, que seguramente se me pasará dentro de un rato.

A mi lo que me desespera es la inutilidad, la inutilidad de tener una página (en este caso dos) que no funcionan, que el servicio de atención al cliente sea un contestador noqueado.

Me cabrea que llamen repatriación a lo que es comprar un billete a precio de oro.

Me cabrea no poder gestionar mi reserva con un sistema informático a todas luces deficiente y no tener alternativa.

Me cabrea que con tantos cabreos varios acumulado y la consecuente sensación de impotencia incluida me larguen un e-mail que parece un discurso de Pedro Sanchez en plan Roosvelt en la segunda guerra mundial, buscando tocar la fibra, cuando ni Pedro Sanchez es Roosvelt ni Telefonica la US Navy.

Pero sobretodo me cabrea que no sean capaces de conseguir que su “lanzadera de e-mails” escriba estimada Señora Esteve. Porque a día de hoy usted , Señora López Solas, y yo no hemos sido presentadas y no entiendo mucho esa familiaridad de Estrella a secas como si viniéramos de tomar unas copas y lo del estimado/a , eso tenía un pase cuando las cosas se imprimían y querías ahorrar papel, ahora ya no tiene perdón.