Gatwick

Lo de los aeropuerto ha acabado por convertirse en tema recurrente en este blog pero es lo que tiene viajar sola; pues eso que a falta de conversación te dedicas a observar el entorno y, si como es mi caso, has pasado largos periodos ligeramente limitada, pues entonces lo ves todo con un espíritu crítico que raya la obsesión. Por ejemplo en mi ultimo viaje a Londres, esta vez el destino volvia a ser Gatwick,  tuve oportunidades más que sobradas para ratifiarme en que NO ES LO MISMO, repito NO ES LO MISMO  gatwick que Heathrow.  En esta rotundidad tuvo su parte que la terminal estaba en obras y de repente me encontré con mi maleta y los fuets para mi hija  fuera del aeropuerto a la intemperia;cosa que cuando vienes de BCN con medias, si pero con vestidito (por aquello de que me ahorra enojosas explicaciones en el control de seguridad, léase cicatriz del copón)  y poca cosa mas pues hombre hubieras agradecido saverlo con anticipación. Claro que peor lo tenia un matrimonio mayor que además de ir en plan veranillo de san martin ambos viajaban con muletas y que se encontraron teniendo que subir lo que acababan de bajar.

Además en esta ocasión viaje en domingo. Mal invento. el domingo es la hora elegida para el regreso de los turistas de fin de semana, que los hay más o menos normales, pero también los hay con casco de vikingo, tanga rojo sobre los pantalones y cerveza mucha cerveza, dentro de la barriga y en el equipaje de mano cosa que empezó a notarse allà por los pirineos.

Para acabar de arreglar el asunto, como he dicho , era domingo el día preferido por los britànicos para llevar acabo pequeñas o grandes mejoras en sus infrasestructuras. Así fue como un trayecto que dura 30 minutos se convirtió en 65. Una delicia. Porque el Gatwick express no huele como el de Heatrow, nitiene el mismo espacio para equipajes, pero eso si tiene servicio de venta de bebidas; incluida la cerveza.

en esta tesitura, por un momento, sólo por un momento.

– Ni hablar de tube, hoy me cojo un taxi-  de Victoria station a fulham.

Por suerte el fogonazo de locura me duró solo un segundo porque, como he dicho, era domingo, el día de las compras por excelencia en Londres. Si bueno es que allí el tema de los horarios comerciales funciona de otra forma. Esto significa que cruzar Chelsea, barrio de moda con tiendas de moda y gente muy a la moda podía ser una odisea. Así que  nada, “Niña, coge la maletita y hala a subir y bajar escaleras” porque recordemos que Londres tiene muchas cosas, tambien barreras arquitectonicas.

En fin y para cerrar el tema que vale la pena mirarse mucho las tarifas de aviones, trenes, tubes o taxis antes de decir que un aeropuerto es muy muy caro.

Ah, casi me olvido a la vuelta; también en domingo. A las infraestructuras tuve que añadir la maraton de Londres que se corría en la otra punta de la ciudad, pero por si acaso yo me fui hacia Gatwick a la hora de las gallinas, y la acerté.

Por cierto iba a Gatwick pero volé con British , por aquello de las distancias supongo que por el mismo motivo el señor que viajaba detras mio también eligió esta compañia, pero aun así le quedó pequeña. Por si la foto no se entiende, eso son los pies de mi vecino de atras fotografiados desde mi asiento. I el señor no era nada del otro mundo solo que le gustaba roncar, porque roncaba, espatarrao.

IMG_0238

 

Aquí os dejo un “bonito”  recopilatorio de fotos tontas tomadas en Gatwick , a la hora de las gallinas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

SI QUIERES DEJAR UN COMENTARIO PUEDES HACERLO EN MI PAGINA EN FACEBOOK