Esquizofrenia ciudadana

A que es chula la foto. La tomé este mes de abril allà por los Monegros ese es el último antes de entrar en la reserva india llamada Catalunya, (esta es una de esas cosas que me siento autorizada a decir así porque soy catalana)  Ese toro es el último porque el que hay aquí, la verdad es que ahora yo no sabría decir si está o no está, y si está igual la han cortado los guevos, porque el pobre toro del Bruc, tiene una vida muy dura y eso que es un anuncio,  porque no olvidemos que el toro  digan lo que digan unos y otros es un anuncio, repito UN ANUNCIO. Un gran anuncio dicho sea de paso, porque pocas cosas en esta vida han creado tanta imagen de marca como ese toro.  Pero claro se hizo tan y tan famoso que al final la fama pues trae eso, que te corten los guevos.

Bueno, a lo que iba, supongo que todo Dios sabe que ayer en el Parlament de Catalunya se votó la famosa proposición de ley (ILP Iniciativa legislativa popular)  para prohibir las corridas de toros en Catalunya. Vale.

Dicho esto, no voy a entrar en si “la Fiesta” es una seña de identidad de algo  o no. Tampoco en si es un arte, o no. No me pondré a calibrar el dolor físico o psicológico que sufre el animal, digo psicológico  porque ahora hasta las gallinas ponedoras tienen psique.

No voy a entrar en el debate de si en Catalunya hay o no afición a los toros, ni en el papel jugado en esta película por el señor Balaña propietario de la única plaza de toros, hasta ahora, en Catalunya ni elucubraré acerca de si “tots plegats” al final le hemos hecho un favor al hombre, porque salvo los días que el cartel aparecía José Tomás lo cierto es que la plaza no se había llenado desde que vinieron los Beatles,  claro que en aquella ocasión tengo entendido que había más policías que fans. Por cierto que el terrenito que ocupa la Monumental debe valer su peso en oro haya crisis o no.

A mi lo que me tiene sublevabada es que toda esta historia de los toros supone una vuelta de tuerca más en esa atmósfera de esquizofrenia ciudadana en la hace tiempo vivo.

Guste o no, en Catalunya se han prohibido los toros por vías absolutamente legitimas y democráticas, bueno pues nada ya se ha montado la de Dios. Tampoco es nada que deba sorprender mucho, ya se sabe, lo de siempre, que si lo llevaremos al constitucional, que si mira tu lo pesado que llegan a ser  estos separatistas, que si tal que si cual.

Y conste que ninguno de los de la foto es santo de mi devoción,….. hummm… la verdad es que a estas altura ya no soy devota de ninguna y por más que pienso creo que no lo he sido nunca de nadie.

Será que los canarios no cuentan. Esto sería un claro ejemplo de esquizofrenia política, pero no dejaría de ser problema del PP, no mio.

A mi cuando se me empiezan a cruzar los cables es cuando veo a este pobre bicho de aquí abajo.

La verdad es que mucha pinta de estar pasándoselo de puta madre no hace el animal. Pero claro es que esto es un correbou.

¿Qué pasa?  Es que cuando se les llama toros es tortura, y cuando son bous es una “tradició ancestral profundament arrelada a la nostra terra”.  (no lo traduzco porque a poco interés que se ponga se entiende perfectamente).

No, no, esto no es serio. Como solia decir mi padre “o todos moros o todos cristianos”. Pero claro decir esta frase en estos tiempos queda feo porque somos  una sociedad plural, tolerante, abierta.

El otro día leía que se están estudiando normativas, es de suponer que con la correspondiente sanción, para que la gente no se pasee por la ciudad como lo hacen por la playa, leáse en bikini o  bañador. Vale pero resulta que  si me paseo en “pelota picada” por la plaza de Catalunya no pasa nada porque Barcelona es una ciudad plural, tolerante y abierta, una ciudad  guay.

Freno el coche un metro más allá del paso de peatones, solo por evitar que la furgoneta de atrás se me coma viva  y patapam  foto, multa y puntos al carajo. La bicicleta de al lado hace lo mismo que yo pero sin pararse  y no pasa nada, también  es guay.

Si mi perro se caga en la calle me puede salir más caro que si lo hago yo misma.

Si me gusta el surf, lo puedo practicar sí, pero cuando no hayan olas.  Faltaría más.

Estoy hasta el moño de los políticos TODOS, repito TODOS,  harta de sus incongruencias, de sus rectificaciones, de sus contrasentidos, de sus ideas luminosas, de su falta de honestidad, de su ignorancia, de su ceguera.

HARTA!!!!!!!

Pero, mira tú por donde el otro día en el coche escuché a un político decir algo sensato, fue el ministro de Fomento Pepe Blanco, Pepiño, para los amigos y para cuando está en campaña. Dijo más o menos esto:

Habrá que ir acostumbrándose a pagar por lo que se usa

Por una vez en la vida estoy de acuerdo con el ministro responsable de que la T1 sea una fantástica terminal sin metro ni tren que la enlace con la ciudad. Por una vez estoy de acuerdo con el ministro que ve o no quiere ver que si alguna obra importante para la economía española, ha de llevarse a cabo haya crisis o no, porque sin ella la crisis va a durar más es el corredor del Mediterráneo. Por una vez en la vida estoy de acuerdo con un ministro. Y por mi ya puede empezar ahora mismo, vayase acostumbrando señor ministro porque lo que soy yo ya estoy acostumbrada.

Estoy acostumbrada a pagar por ir a la playa, por ir a la montaña, pero también por ir a trabajar y claro para volver a casa. Estoy acostumbrada a que aparcar el coche en Barcelona, en cualquier sitio de Barcelona,  no baje de 3 euros treinta la hora, lo haga por gusto por trabajo o por una urgencia  eso es lo de menos y no me refiero a dejarlo en un parking por aquello de “mi coche siempre duerme en garaje” no  en Barcelona se paga eso por dejarlo en la puta calle.  Es que aquí como  me comentó un amable visitante del teatro días a tras.

Es que ustedes los catalanes son muy listos cobran por todo.

Lo diré al más puro estilo Vivien Leigh

Pongo a Dios por testigo que si no lo maté fue porque llevaba colgando la acreditación del Liceu.

Mire señor ministro estoy tan acostumbrada a pagar  que gracias a que pago una mutua de asistencia sanitaria sigo siendo madre de tres hijos porque  si en su día hubiera seguido los cauces de la sanidad pública, y lo dice alguién que trabajo bastantes años en ella, probablemente hoy solo tendría dos hijos.

Hum…. no sé igual me he pasado, será cosa de las hormonas o quizá el chaparrón que ha caído esta tarde, por cierto que me quedado sin luz, normal. Bueno, mañana intentaré  estar de mejor humor.

Hasta mañana



Anuncios

61 Replies to “Esquizofrenia ciudadana”

  1. Querida Estrella, eso de los carteles en inglés queda de lo mas chic y, posiblemente prestigie a la preciosa y magnifica ciudad en la que vives, pero no hacía falta llegar tan lejos…
    En la no menos preciosa y magnífica ciudad de Cuzco, allá en Perú, también hay carteles municipales en este sentido… Debe ser que Cuzco, a pesar del inconmensurable Machu Picchu, al que se accede sí ó sí, desde allí, no es tan cosmopolita… es un estupendo documento éste que nos presentas y da pié a muchas cosas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s