2015 – El año de la urna

 

No sé si estáis muy al tanto de las noticias, pero en cualquier caso,  tengo la impresión de que hasta los más despistados ya sabréis que este año  nos cae la Dios, en forma de urna. Es igual si vives en Zamora o en Sant Feliu de Pallerols , donde estuve el pasado sábado.  He de apuntar que he de hablar de eso. Hace tiempo me tocó estar en una mesa electoral, para unas europeas, que ya por si interesan poco y además recuerdo que cayo tormenta espectacular. Aburridos como estabamos los miembros de la mesa alguien comentó que era una suerte que aquel año solo hubiera aquella votación porque, al menos eso dijo aquel señor, apoderado del PP,  cuando “te toca” te toca para todo el año.  De ser cierto como este año “te toque” has pringao.  Espero no ser la “afortunada”.

Enmedio de este ambiente tanpolitizado  y  habida cuenta de que, no  sé muy bien el motivo, pero en Amazon  el libro “Política Aplicada” es el que peor funciona he decidido pasar de hacerme millonaria con él y compartirlo  directamente así, de paso, saco más tiempo para otros menesteres porque estas semanas y las que vienen ando un poco apuradilla.

Aunque si se da el caso de que algun despistado lo quiera adquirir, (cuesta menos que un bocata mini con café) abajo os dejo un enlace.

POLITICA APLICADA

Como hacer un líder incuestionable de un tipejo cualquieraimage-3

Principios básicos

Siempre   he   pensado   que   la   mejor,   por   única,   forma   de   empezar   algo es   precisamente por el principio:

¿Qué es un político?

Cuando se buscan respuestas claras, breves y concisas casi siempre   lo más práctico   es acudir   al diccionario y   la verdad es que en este   caso breve sí que fue.

“Político:   dicho de   una   persona:   que   interviene   en   las   cosas   del   gobierno y negocios del estado”

Una definición cómo esta encajaría perfectamente con un diputado,   alcalde   o concejal,   pero   también podría   serle de   aplicación a,  por   ejemplo, un empresario avispado incluso a un funcionario, al fin y al   cabo   hay   muchas   formas   de   intervenir   en   las cosas   del   gobierno.   ¿Los convierte eso en políticos?

Personalmente creo que no.

Cuando pensamos en político la imagen que nos viene a la cabeza es   otra,   tan   clara   como   imprecisa,   así   que   después   de   darle   unas   cuantas   vueltas   al asunto,   al final   llegué   a la conclusión   de que la   definición   que   más se ajustaba a lo   que normalmente   se entiende   como político era esta.

Persona que   independientemente   de   su edad, sexo o condición, en   un momento   determinado decide   hacer   de   la política su forma de   vida.

Pero entonces aparece una nueva pregunta:

¿Porqué pudiendo ser ingeniero, economista, abogado, electricista o   sexador   de   pollos,   porqué,   alguien   en   su   sano   juicio,   habría   de   querer   meterse en política?

Normalmente esto ocurre por alguno de los siguientes motivos:

  1. a) antecedentes genético/históricos,
  2. b)     búsqueda de nuevos alicientes y
  3. c)     La cosa práctica.

 

El primero se corresponde con aquellas personas que desde la más   tierna infancia, han vivido en un entorno de alto contenido político,   fuera el que fuera ese contenido, porque en     realidad eso no tiene   mayor importancia.

En estos casos lo que cuenta no es tanto la idea   sino   cómo   les   llega,   y   los   biberones   que   en   su   día   tomaron   esas   dulces   criaturas,   tenían   un   alto   contenido   ideológico;   bien   fuera   porque   el   abuelo   era   de   la   FAI   o   porque   sobre   la   mesita   del   recibidor   tenían la foto de papá recibiendo la medalla al mérito en   el trabajo, de manos del Generalísimo.

El   siguiente   factor   a   considerar   es   la,   llamémosla,   búsqueda   de   nuevos   alicientes;   algo   que   suele   estar   directamente   relacionado   con la edad del sujeto.

Habitualmente   las   personas   que   entran   en   política   buscando   encontrar   en   ella   una   vía   a   través   de   la   cual   canalizar   sus   inquietudes, acostumbran a situarse en dos períodos muy concretos   de la vida: la juventud y la cierta edad.

La juventud es una etapa que se caracteriza, entre otras cosas, por   el   amor   a   los   deportes   de   aventura,   la   búsqueda   de   nuevos   horizontes   y   la   disponibilidad   de   tiempo.   Tiempo   que   se   puede   dedicar a la lectura de prensa y libros de alto contenido ideológico o   a   actividades   de   ocio   tales   como   por   ejemplo:   manifestaciones,   repoblaciones forestales,   huelgas,   caceroladas,   encierros diversos,   ocupaciones y/o sentadas.

Actividades éstas que   solo   pueden   llevarse   a cabo   cuando   uno   es   joven y no está obligado a dedicar su tiempo a asuntos tan triviales   como sacar los hijos adelante, pagar la hipoteca o asistir a tediosas   reuniones de la asociación de padres/madres o madres/padres, no   sea que alguien se enfade.

Pero, si alguna característica tiene el tiempo es que no hay quien lo   pare, por eso   tarde o temprano los hijos crecen y las hipotecas se   acaban   o   no,   porque   hoy   en   día tal   como   están   las cosas   lo   más   normal es que los hijos crezcan pero no se vayan y   las hipotecas se   amplíen   a la siguiente generación, pero   eso   son pequeños detalles   en los que ahora no entraremos.

En   cualquier   caso   siempre   llega   un   momento   en   que   las   cargas   personales   tanto   familiares   como   profesionales   se   hacen   más   llevaderas   y   la   vida   parece   ralentizarse.   Una   etapa   que   suele   coincidir en el tiempo con   la mal llamada “cierta edad”.

En   este   período   es   frecuente sentir   un   extraño   vacío   interior   que   cada cual intenta llenar de contenido como buenamente Dios le da   a entender.

Los hay modestos que se conforman con sacar el polvo a las viejas   colecciones     de   cajas de   cerillas,   sellos o   dedales. A   otros   no   les   basta con   eso y   optan   por   jugarse el físico   o la pensión   haciendo   footing o jugando al bingo.

Algunos,   de   repente,   descubren   que   su   auténtica   vocación   es   la   literatura y se pasan el día amenazando a parientes y conocidos con   la lectura íntegra y   posterior comentario   del último capítulo   de su   novela. Novela que con un poco de suerte ya no estarán a tiempo   de publicar.

Los menos se empeñan en aprender a tocar el clarinete y otros, sin   duda   los   más peligrosos,   se   lanzan   al   campo   del pensamiento;   se   apuntan   a la Universidad   a distancia,   les   da por   el   esoterismo,   la   religión, o en el peor de los casos, pretenden dar rienda suelta a sus   inquietudes metiéndose en política, con la misma fe y convicción de   quien va al Bingo.

Pero   a pesar   de   lo   loable   de   estas iniciativas,   éstas no   suelen   ser   motivo suficiente como para meterse en política, al menos hasta el   punto de hacer de ella una forma de vida.

En realidad el principal y casi único motivo para entrar en el mundo   de la política y seguir en ella, es que hacerlo resulte práctico.

Práctico, por ejemplo, para conseguir una recalificación de terrenos,   para colocar   a los   niños en la escuela   que   uno   desea, para   ver   el   Barça   desde   el   palco   y   de   gorra,   o   también,   por   qué   no,   para   conseguir un aumento de sueldo.

Una posibilidad ésta que toma especial relevancia cuando el sujeto   en   cuestión   pertenece   al   sector   público,   con   mucho, la   principal   cantera de la clase política y eso no es por casualidad.

 

http://rcm-eu.amazon-adsystem.com/e/cm?t=estrella0e-21&o=30&p=8&l=as1&asins=B004RCNG9O&ref=tf_til&fc1=000000&IS2=1&lt1=_blank&m=amazon&lc1=0000FF&bc1=000000&bg1=FFFFFF&f=ifr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s