Rodelinda – Händel, Oh! my Händel

Escuchar una ópera de Händel para mi es como dibujar casas o para otros hacer mandalas o ganchillo. Entra el bajo continuo, la música empieza a girar, asi és como yo la siento como una rueda que nunca se detiene, y de repente es como cuando te anestesian y pierdes el mundo de vista. No …

Anuncios