La historia interminable

Siempre recordaré una ocasión en que mi marido y yo salimos de viaje, dejando los niños en casa de mis suegros.  Entonces no habían móbiles y comunicarse dependían de llegar a un hotel y llamar por teléfono. Un día, llamé a media tarde, mi suegra me dió el parte correspondiente y entonces, como siempre dijo aquello de …

Anuncios