El pelo, ese maldito pelo

A mi modo de ver, hay ciertas edades que por sus especiales características necesitan o necesitarían de un período de adaptación, tal es el caso de los cincuenta, de los que se puede decir cualquier cosa menos que ataquen a traición, porque los cincuenta a diferencia de los treinta o los cuarenta, avisan y de …

Anuncios

El método científico – Hoy: La determinación del sexo del sujeto

Objeto del estudio El objetivo del presente estudio es la demostración empírica de cómo se puede determinar el sexo de un espécimen sin necesidad de bajarle los pantalones o tocarle las tetas. Lo que, dicho sea de paso, tampoco es garantía de nada. Este ensayo científico toma como punto de partida recientes experiencias de campo  …

Avispa – Vespidae – O Ese bicho asqueroso que como mejor está es muerto

Esta noche pensaba en eso que os explicaba acerca de los efectos colaterales provocados por mi nuevo look y la verdad es que igual no todo el mérito es atribuible a la peluquera, porque está científicamente demostrado que los ..."caballeros las prefieren rubias.... y ... tetudas. Lo de las rubias ya quedó claro ayer, aunque …

La mujer invisible

Hace días que vengo observando un curioso fenómeno. Los días que voy al gimnasio he de librar una pequeña guerra personal por la posesión del periódico con un señor de unos cincuenta años, muy cachas él. Hago auténticos sprints en la ducha para llegar antes que él a la cafetería porque para mi un desayuno …

La corbata

Seguro que a muchos  esta fotografía os resultará familiar. En algún momento de su vida, todos los padres de hijos varones, han de enfrentarse  a "El primer nudo" que normalmente viene seguido del segundo, el tercero, el cuarto y suma y sigue . Porque la verdad es que  eso de la corbata tiene su qué. …

Vamos mejorando

Bueno, pues parece que vamos mejorando algo. La verdad  empezaba a estar un poco harta de leer aquello de : ... Asesta 20 puñaladas a su mujer  y después intenta suicidarse.... Claro, pobre hombre, a la primera se hacía pupa y no podía continuar. Ahora solo falta que se suiciden primero y después que hagan …

La procesionaria

  Ayer tarde mientras yo mantenía una ardua batalla con la plancha, a traves de la ventana vi a mi marido en el jardín con aire meditabundo, es decir, brazos cruzados mano derecha bajo el mentón y mirada fija en el vacío, que en esta ocasión estaba situado a la altura del suelo. Dado la …