El verano que perdí

Perdí o me lo robaron, no sabría decir muy bien. Lo cierto es que, en mi pasado más immediato,  hay una laguna  temporal  donde se amontonan una ingente cantidad de acontecimientos que por número e intensidad se situan entre el  sueño y la pesadilla.  El resultado es que hoy 28 de agosto, por primera vez … Continuar leyendo El verano que perdí

La boda – y yo con estos pelos

Para una mujer, para la mayoría al menos, la peluquería es el ara del sacrificio, el potro de torturas por excelencia, mucho peor que el sillón de un dentista o la cabina de esa sádica que te depila las inglés y las axilas. Nada es comparable con la experiencia vital que supone "ir a la … Continuar leyendo La boda – y yo con estos pelos