Política aplicada – EL CURRÍCULO

El currículo

 

Cuando   uno  va  a  un  concesionario  de  coches  con   la  intención     de   adquirir   un  vehículo,  consciente  o  inconscientemente  en   la  cabeza   lleva  el  anuncio  de  la  tele  donde  con  gran  tipografía    se  resalta  una   cifra   que   puede   ser   igual   9.000   o   48.000   euros,   lo   que   ya   no   llevamos,   o   no   queremos   llevar   tan   presente   es   el   prefijo   que   antecede  a  esa  cifra  “desde”.

De   fábrica   los   automóviles   salen   con   eso   que   se   conoce   como   “equipamiento   de   serie”   que   nunca   coincide  con   el   que   nosotros   deseábamos.

Pues  con     los  políticos  pasa  lo   mismo,  a  la  materia  prima  hay   que   añadir  los  complementos  o   conjunto  de  cualidades  que  conforman   la  figura  del  líder  y  que  tienen  como  principal  objetivo  disimular  sus   carencias.

Uno  de  los  más  útiles  en  este  sentido  es  el  currículo

Es  probable  que  a  lo  largo  de  su  vida,  alguien  haya  tenido  la  original   ocurrencia  de  plantearle  aquel  famoso  acertijo

“Juanito,  a  ver  si  sabes  decirme  ¿qué  pesa  más  un  quilo  de  plomo  o   un  kilo  de  paja?”

Y   usted  que  era  un  niño   muy   espabilado  seguro   que  respondió  “lo   mismo”.

Pues   ya   puede   ir   abandonando   viejas   teorías   porque   en   política   todo  es  relativo  y  la  paja  también.[amazon_link asins=’1499101422′ template=’ProductAd’ store=’estrella0e-21′ marketplace=’ES’ link_id=’719de2ac-05d7-11e8-808c-af9dd961e533′]

Imagínese  que  un  gracioso  le  tira  encima  del  pie  un  kilo  de  paja.  Si   estaba   sin   atar   seguramente   ni   si   entere,   y   aunque   lo   hubiera   estado  el  mal  sería    leve  porque  la  paja  abulta  mucho.

Ahora   supongamos   que   el   gracioso   es   muy   gracioso   y   en   vez   de   tirarle  un  kilo  de  paja  le  tira  un  kilo  de  plomo.

En  ese  caso  lo  más  probable  es  que  acabe  con  el  pie  vendado. Es  decir  que  a  pesar  de  las  múltiples  evidencias  que  parecen  indicar   lo  contrario  el  plomo  siempre  pesa  más.

Ahora  imagínese  que  en  medio  de  la  paja  se  escondía  una  pequeña   aguja   y   que   una   mano   tan   hábil   como   malsana,   se   entretiene   a   buscarla  y  no  contento  con  eso  el  gracioso  que  además  de  gracioso   tiene   mala   leche,   va   y   la   engancha   a   un   kilo   de   plomo   al   que   previamente  ha  dado  forma  de  proyectil.

En  este  caso  los  resultados  serán  tan  nefastos  como  dolorosos. Pues   sepa   que   el   mundo   de   la   política   está   lleno   de   mentes   malsanas  dispuestas  a  buscar  las  agujas  de   su  pasado  con   el  único   fin  de    proyectarlas  contra  usted.

Eso   lo   saben   muy   bien   quienes   gozan   de   los   más   altos   reconocimientos  ocupando  cargos  que  parecen  no  precisar  de  otra   justificación  más  que  su  propio  prestigio.

Ellos  son,  precisamente,  los  que  más  se  obstinan  en  seguir  llenando   sus   currículos   con   cantidades   ingentes   de   contenido   cómo   presidencias  honoríficas,  doctorados  honoris  causa,  premios  nobel  o   planes  de  paz.

Todo   con   un  único   objetivo,   obtener   mayor  nivel   de   cobertura  en   caso  de  impacto,  porque  cuanto  más  arriba  estás  más  agujas  hay  en   tu  pajar.

De  lo  que  se   trata  pues  es  de  evitar   que  el  personal   sea  capaz   de   encontrar  la  aguja  de  su  pajar.  Personal  que  puede  ser  por  un  igual,   miembros  de  la  oposición,  comisiones  de  investigación,  periodistas   avispados,   jueces  de  instrucción   o  más   fácilmente  compañeros   de   partido.  Porque  no  hay  que  olvidar  que  para  poder  clavar  un  puñal   por  la  espalda  hay  que  estar  cerca,  muy  cerca.[amazon_link asins=’1499651007′ template=’ProductAd’ store=’estrella0e-21′ marketplace=’ES’ link_id=’7bbc5e05-05d7-11e8-8626-bddb29f88391′]

La  mejor   forma   de  encarar   un   currículo   es   con   previsión.   Por   eso   nada   mejor   que   llevar,   desde   la   más   tierna   infancia   un   registro   exhaustivo  de  todos  sus  compañeros  de  clase,  facultad,  de  todas  las   novias,  primas,  amigas  o  amantes.  Así  como  una  relación  detallada   de   sus   actividades   extraescolares   ya   sean   visitas   culturales,   guateques,   manifestaciones,   actos   solidarios,   huelgas   de   hambre,   ocupaciones,  bodas,  bautizos  y  cenas  a  las  que  haya  asistido. Desgraciadamente   esta   posibilidad   queda   limitada   a   un   número   muy   reducido  de   personas   que   ya  nacen   sabiendo   perfectamente   cuál  será  su   futuro,  como   los  ingenieros  de  caminos,  solo  por  citar   un  ejemplo.

Probablemente  este  no  sea  su  caso,  así  que  no  queda  más  remedio   que   poner   en   marcha   la   maniobra   de   autoprotección   dedicando   todos  sus  esfuerzos  a  envolver  su  trayectoria  personal  y  profesional   con  un  currículo  a  prueba  de  bomba.

Lo  primero  que  ha  de  saber  es  que  un  currículo  es  mucho  más  que   una  somera  y  fría    relación  de  fechas  y  circunstancias.  Si  piensa  que   el   presente   de   hoy   es   el   pasado   de   mañana   le   será   más   fácil   entender   el  currículo   no   tanto  como  el  resumen   de  una  vida   sino   como   la  vida  misma  y  aquí  es  donde  está  la  gracia  del  asunto  que   consiste  no  tanto  en  explicar  el  pasado  como  en  prever  el  futuro. Según  esta  teoría  los  currículos  se  pueden  dividir  en

lo  que    aún  se  puede  arreglar  y b)  lo  que  ya  no  tiene  remedio.

El  primero   hace  referencia  al  conjunto   de  actividades  que  el  sujeto   ha   de   llevar   a   cabo   en   el   presente   con   la   mirada   puesta   en   su   brillante  y  prometedor  futuro.  Asegurándose  de  paso  que  llegada  la   hora  de  su  muerte,  sus  herederos  y  la  sociedad  en  general  lloren  y   con  razón  tan  sensible  pérdida.

Desde  este  punto  de  vista  venir  de  la  administración  es  una  ventaja,   porque  allí  la  expresión   “hacer  currículo”     sintetiza  en   ella  misma   toda  una  filosofía  de  vida.  En  la  administración  se  puede  participar   en  todo  tipo  de  cursillos,  conferencias;  ponencias,  jornadas  técnicas,   comisiones,   grupos   de   trabajo,   encuentros   culturales.   Etc.   Etc.   Siempre  con  cargo  al  erario  público,  reduciendo  así  notablemente  el   coste   del   currículo   de   por   si   caro.   Por   otra   parte   en   la   administración  la  puñalada  trapera  está  al  orden  del  día  lo  que  dará   experiencia  para  anticiparse  más  fácilmente  al  golpe.

Por   lo   que   respecta  al   pasado   propiamente   dicho,   aquello   que   al   menos  en  principio  no  tiene  remedio,  cabe  establecer  una  distinción   entre  lo  que  llamaremos  periodo  de  responsabilidad   compartida  y   periodo  de  responsabilidad  única.

El   primero   corresponde   a   esa   etapa   de   la   vida   en   que   los   actos   propios  están  condicionados  a  las  decisiones  de  terceras  personas:   padres,  abuelos,  educadores,  médicos,  psicólogos,  el  cura  párroco  y   la  Juani  que  al  fin  y  al  cabo  es  quién  le  cambiaba  los  pañales. Respecto  de  este  período  poca  cosa  se  puede  hacer  salvo  explicarlo   bien   y   para   eso   lo   más   importante   es  saber   a   quién   se   le   quiere   explicar.

Si   su   intención   es   entrar   en   las   filas   de   un   partido   de   derechas,   entonces  su  paso  por  la  escuela  pública  y   los  cursillos  de  natación   en   la  piscina  municipal  habrá  que  vestirlos  como   “espíritu  de  lucha   constante  en  pos  de  la  superación  personal”.

Ahora   bien   si   de   lo   que   se   trata   es   de   acercar   posiciones   a   la   izquierda,   entonces  los  años  pasados   en   los  jesuitas,   el   Cou   en   el   extranjero,  el  Ralph  Lauren  y  el  mini  de  su  juventud  habrán  sido  tan   solo   un   tránsito   hacia   el   descubrimiento   de   la   auténtica   realidad   social.

Idéntica  metodología  es  de  aplicación  al  período  de  responsabilidad   única,  que  se   inicia  normalmente  con  la  primera  toma  de  decisión   coincidiendo  en  el  tiempo  con  la  entrada  en  la  Universidad. Porque  eso   sí,   tenga  claro  que  si  aspira  a  ser  alguien  en  política  ha   de   poder   presentar   al   menos   un   título   universitario   y   un   par   de   masters,   sin   eso   olvídelo   porque   aquello   de   la   igualdad   de   oportunidades   tiene   sus   límites,     ni   los   partidos   de   muy   a   la   izquierda   difícilmente   aceptarán   poner   al   frente   de   sus  filas   a  un   oficial   tornero   o   un   aprendiz   de   yesero   por   más   cualificados   que   estén.  Por  lo  que  hemos  de  ratificarnos  en  la  evidencia  de  que  en   política  también  hay  clases.

Resumiendo   que   en   política   todo   es  relativo   y   los  currículos   más   porque  las  cosas  no  pesan  lo  que  pesan,  sino  cómo  se  pesan.  Ni  son   como  son,  sino  como  se  explican.

Lo   más  importante,   lo   que   le   ha  de   quedar   muy   claro   es  que  los   currículums   irreprochables   no   existen   y   que   el   suyo   no   será   una   excepción.

[amazon_link asins=’1499101422,1499651007,1499636202,1494704706,1549756931,148391609X,1494705036′ template=’ProductCarousel’ store=’estrella0e-21′ marketplace=’ES’ link_id=’859434c4-05d7-11e8-8052-ef5bd9f59a97′]

 

Anuncios

One Reply to “Política aplicada – EL CURRÍCULO”

Los comentarios están cerrados.