Azul

Hoy la tarde era azul. Azul de tormenta.

El mar revuelto del horizonte había acercado hasta casi la orilla bandadas de peces y con ellos las gaviotas y otras aves marinas,  que sacaban provecho de esa circunstancia al igual  los pescadores que se alineaban a escasa distancia del agua. En el horizonte del mar los relámpagos rompían el azul mientras yo pensaba en que quizá debiera  decidirme y comprarme una nueva cámara de fotos, y con ella en la mano volver a perder las horas intentando  atrapar el rojo de un  atardecer otoñal o el vuelo de un ave o el azul de la tormenta.

Sí quizá debiera pensar en comprarme esa cámara. Pero estoy tan cansada.

Esta tarde viendo la tormenta encaminarse hacia el norte he deseado poder volver a hablar de trivialidades. Me gustaría poder descargar mi vida cotidiana de trascendencia. ¿Podré algún día volver a escribir anécdotas de viajes?  ¿Podré algún día volver a la monótona cotidianidad?

Quizá sí algún día, espero que no muy lejano,  mi vida vuelva a tener ese punto de aburrida que tiene siempre la tranquilidad. Quizá.

Pero seguro que esa vida será distinta.

[amazon_link asins=’1549756931,B074BFLQXF,B004RCNG9O,B004RCNGAS,B00HCE7UW8,B004Q9TWZ0′ template=’ProductCarousel’ store=’estrella0e-21′ marketplace=’ES’ link_id=’b36976b0-c1a4-11e7-883f-bb699899fcdb’]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s